La importancia de la alimentación en los deportistas

foto nutri

El rendimiento de un atleta no solo depende de su entrenamiento sino también de su alimentación.

En muchas ocasiones pensamos que hacer deporte es solo ir a un gimnasio y hacer la tabla que nos indica el entrenador asignado y, como nadie nos pregunta, da lo mismo si hemos comido varias horas antes y no tenemos energía para llevar a cabo lo que nos están pidiendo, pero nos esforzamos porque queremos tener una buena musculatura o queremos estar en forma. Después salimos del gimnasio con un hambre devoradora soñando con alguna comida apetitosa y abundante. Nuestro organismo nos pide toda la energía que hemos gastado de las reservas porque no había disponible para el esfuerzo realizado.

Lo descrito anteriormente es muy común, sin embargo es la antítesis de un ejercicio saludable.

El deporte es muy sano y existen prácticas deportivas para todos los gustos que pueden ayudarnos a conseguir lo que buscamos, siempre y cuando, además seamos conscientes de la necesidad de alimentarnos de acuerdo con el tipo de ejercicio realizado.

Vamos a saber “a grandes rasgos” porqué es tan importante la alimentación en el deporte.

La energía para el movimiento durante el ejercicio procede de los glúcidos (almidones y azúcares como fuentes de glucosa) y de los ácidos grasos; nuestros músculos utilizarán unos u otros o ambos, dependiendo del tipo de ejercicio y de la capacidad del deportista, así la glucosa se utiliza como combustible con oxígeno (ejercicio aeróbico) o sin oxígeno (ejercicio anaeróbico), sin embargo, para quemar ácidos grasos siempre es necesario la presencia de oxígeno (ejercicio aeróbico). La glucosa procedente de almidones y azúcares se almacena en el hígado y en el músculo en forma de glucógeno; las reservas de glucógeno hepático se transforman de nuevo en glucosa para mantener el nivel de glucemia en sangre, sin embargo el glucógeno muscular se reconvierte en glucosa que será utilizada únicamente como fuente de energía para la contracción del músculo.

Para mantener una actividad física máxima, la alimentación debe satisfacer las necesidades en calorías, proteínas, vitaminas, minerales y agua, de esta manera aseguramos nuestras reservas de glucógeno, calorías e hidratación, adecuadas y, al mismo tiempo, nuestro metabolismo funcionará bien.

Una alimentación equilibrada en un deportista debe seguir las mismas pautas de variedad y moderación que en las personas no tan activas, ajustándose el aporte calórico y de nutrientes a las necesidades individuales.

En el aporte energético total es importante una ingestión de calorías adecuadas al tamaño corporal y a la actividad, si el suministro calórico total supera a las necesidades, el deportista engordará y, por el contrario, adelgazará si son insuficientes; en ambos casos se puede ver afectado el rendimiento.

Hay mucha controversia respecto al aporte de glúcidos o carbohidratos, sin embargo este suministro debe representar el 50-60% de total energético de la alimentación diaria también en los deportistas.