¿Cuándo debo comenzar con citologías?

citologia1

El cáncer de cuello de útero o cérvix es el tercer tumor más frecuente en la mujer. Hoy día, su frecuencia ha disminuido en casi el 90% gracias a que, mujeres como tú, se hacen periódicamente la citología vaginal.

Sabemos que el virus de papiloma humano es el causante de este tumor. El virus se transmite por las relaciones sexuales. De hecho, la gran mayoría de las mujeres y hombres pasan la infección y la curan en los primeros  años, tras comenzar a tener relaciones.

El virus del papiloma produce alteraciones  transitorias en las células del cuello del útero, pero, si mientras estás curando el virus te hacemos una citología, detectamos dichas alteraciones.

Tener  una citología con alteraciones celulares significa, en principio, que has tenido contacto con el virus.  La mayoría de vosotras curáis la infección, el 90% sin ninguna manifestación.

El problema está en aquellas pacientes que no consiguen curar dichas lesiones, es decir, el virus persiste haciendo daño en esas células durante años y puede, finalmente, provocar un cáncer.

Por tanto, tener el virus del papiloma no significa terminar en cáncer. Piensa que el 80-90% de la población pasa la infección del virus del papiloma al inicio de sus relaciones sexuales.

Hacer la citología vaginal nos permite detectar qué pacientes no curan correctamente la infección y hacerles un seguimiento más estrecho. Ten en cuenta que no existen fármacos para dichos casos.

¿Qué es el cribado citológico o citología ginecológica?

Realizamos la citología vaginal a todas las mujeres con relaciones sexuales. Hoy sabemos que hacer la citología reduce la incidencia y la mortalidad por cáncer de cérvix o cuello. Permite adoptar medidas antes de que aparezca el cáncer, y ser menos agresivos.

La vacunación contra el virus del papiloma y la realización de la citología salvan vidas.

En la citología obtenemos  tres resultados principalmente:

  • citología normal
  • citología con SIL bajo grado
  • citología con SIL alto grado

Desde un punto de vista intuitivo, un SIL bajo grado es menos grave que uno de alto grado. Pero el concepto real es un poco diferente.

Un SIL de bajo grado indica que has tenido contacto reciente con un tipo de virus del papiloma y, por tanto, no es una lesión precancerosa en sentido estricto. Lo esperado es la curación sin mayores problemas en menos de 2 años. No es motivo de preocupación y, ademas,  es muy frecuente.

Existen más de 200 serotipos distintos de virus del papiloma, de los cuales 10 son los causantes de más del 90% de los cánceres de cuello, y  2 (el  serotipo 16 y el 18), del 70% de ellos.

El SIL de alto grado sí es una auténtica lesión precancerosa y nos obliga a quitar el tejido lesionado del cuello del útero mediante una conización (en la mayoría de los casos).

Por tanto, el objetivo real del cribado de todas las mujeres al hacerse la citología es detectar pacientes con posible SIL de alto grado (auténtica lesión precancerosa) y aquellas con SIL de bajo grado persistentes (es decir, que no curan bien la lesión en dos años).

¿A qué edad debo comenzar con citologías?

Hoy en día se recomienda comenzar con citologías entre los21y 25 años, con independencia de cuando inicies tus relaciones sexuales o si has tenido más o menos parejas.